Todo estaba listo para que empezara a emitir, prepararme para mi primer cliente.

Mis nervios se confundían con excitación, era extraño estar en frente de un ordenador y darle placer a un hombre sin tan siquiera tocarlo. ¿Fácil? Depende del punto de vista.

La vergüenza era parte del conjunto, no mostrar mi cara y solo enseñar mis labios hacía que el morbo subiera, que desearan ver mi cara.

Me gusta el deporte y eso lo notan, entonces ¿quién hay detrás de esos labios de colores?

Me gusta que me deseen, que quieran follarme, me encanta dar placer y sentir un buen sexo.

Mi primer baby me pidió que me masturbe para él, quería correrse conmigo. Algo que nunca había hecho antes era tocarme, raro pero habitual en muchas mujeres.

Llegó el momento de desnudarme, de excitarlo, de mostrar esa sensualidad y lujuría que tenía contenida.

Me quité prenda por preda despacito con mucho cariño, mostrándole mis pechitos, mis nalgas y mi coñito bien depilado. Eso hacía que se pusiera muy cachondo y eso hacía que me excitara yo aún más ya que me decía que me quería empotrar contra la pared.

Después de dedicarle un sensual baile, me senté y me puse cómoda, iba a empezar el espectáculo, mi primera masturbación, mi primera vez.

Bajé poco a poco la mano hasta mi coñito, empecé a tocarme muy suave, me acariciaba todo de arriba a bajo, el clítoris fue un descubrimiento muy placentero, cada vez iba excitándome más y más.

Introduje mis dedos  ya que necesitaba follar, estaba tan cachonda que solo deseaba es que alguien me la metiera en ese momento.

No podía parar de hacerlo cada vez más rápido, más intenso hasta que llegó ese momento tan delicioso que nos gusta a todos, me corrí, me corrí para él. Lo tenía todo acumulado, eso fue como una maguera de bomberos.

Se sintió más rico que solo quería seguir y no parar, correrme las veces que pudiera.

 

Ser webcamer un trabajo donde te puedes tocar el coño a dos manos, donde sacas tu erotismo, tu sensualidad, tus placeres. Me encanta masturbarme y lo haré para ti con mucho placer, ¿quieres conocerme? Ven y visitame, haré que te explote la polla.

Webcamer: ¿pero que coño es esto?

Un pensamiento en “Webcamer: ¿pero que coño es esto?

  • 21 febrero, 2018 a las 3:26 pm
    Enlace permanente

    Mi bella Verónica al principio estabas como tímida pero durante tu realización les ha cogido gustillo a ser cammer porque has descubierto y estás trabajando en un empleo donde no hay horarios ni desplazamientos ni jefes eres como una autónoma del erotismo porque te da morbo que los demás te vean practicando sexo en vivo y directo ver como calientas el ambiente cachondo muy ardiente.
    Por eso me encanta tu forma de ser tipo película porno que nunca acaba porque el erotismo y hacer sexo te agrada y nos agrada a tod@s haciéndonos nuestras manualidades.
    Decirte que si tus bajos fueran cadenas y tus tetas rejas contigo tendremos unas condenas placenteras molonas.
    Una vez más espero sea tu aliado salido respetuoso y por hacernos felices ay que rica.

Deja un comentario